Créeme, no tiene nada que ver contigo.

 Es increíble como el egoísmo nos vuelve ciegos… Tenemos ojos pero no queremos ver lo que no nos favorece. Ponemos filtros. He llegado a pensar que somos seres interesados, un poco más que interesantes aunque siempre lo neguemos.  

 Nos interesa estar bien, cueste lo que cueste. Muchas veces nos enojamos porque no nos responden las llamadas, sin saber por qué no las responden. De repente la otra persona está cenando y no le gusta utilizar el celular mientras lo hace, porque se cuida y no quiere tocar algo tan infectado al mismo tiempo que se lleva un bocado a la boca. O quizás la razón es más emocional y no quiere interrumpir una grata velada con la persona con quien está. O puede que no esté comiendo, sino conversando y sabe que es de mala educación interrumpir a la otra persona por contestar una llamada poco urgente. O tal vez, no se le da la gana contestar porque no se le antoja hablar con nadie, no contigo, con nadie.  

 Pero entonces lo tomamos personal, “¡Qué rudeza!”. No tiene nada que ver contigo, a menos que sepas que tiene que ver contigo por algo que TÚ hiciste o por algún malentendido sin resolver. De lo contrario, créeme que NO TIENE NADA QUE VER CONTIGO. 

 “¿Por qué no me quiere ver?” preguntamos cuando te dicen NO a una invitación a salir. Seguramente si te quiere ver, pero ya tiene planes. O no te quiere ver, o tal vez si pero tiene otras prioridades. O tal vez está triste y quiere hundirse en su sentimiento de culpa toda la tarde. Créeme, NO TIENE NADA QUE VER CONTIGO. 

 Ser egoístas nos ha cerrado en una idea paradójica en la cual asumimos que todo el mundo es rudo, está enojado con nosotros y cada vez somos menos comprensivos, menos tolerantes y caemos en la imprudencia de pensar únicamente en el YO. Está bien, a veces es bueno hacerlo, yo lo hago todo el tiempo. Pero ¿ser egoístas funciona? 

 Claro, funciona. Entonces ocurre que todo te lo tomas personal, todos te evitan, todos te responden mal, nadie piensa en ti y en cómo te estás sintiendo. Qué terrible, todos se vuelven “una mierda” contigo y no les importas. Y a todo esto, te recuerdo que NO TIENE NADA QUE VER CONTIGO.  

 Tu egoísmo tiene que ver todo contigo y nada con la otra persona. La manera en la que quieras ver las cosas siempre será TÚ decisión. No involucra a otra persona “siendo una mierda” contigo. Muchas personas lo serán, por supuesto. Pero creo que todos tenemos que ser un poco comprensivos y tolerantes bajo cierto límite.  

 Estaría bien que dejaras tus intereses a un lado por un momento e intentes comprender tu entorno. Solo así dejarás de ser víctima y te convertirás en una persona empoderada capaz de controlar tus emociones, tu comportamiento y tu manera de ver las cosas. Tal vez así todo se pone interesante, porque en serio, el hecho de que no te quiera hablar, ver, contestar, créeme que NO TIENE NADA QUE VER CONTIGO. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s